2 de febrero de 2023

El cajón de Lady Pepa

Travel, Fashion, Beauty, Culture, Lifestyle… by María José Rasero

Collioure, arte, color y poesía

Hablar de Collioure es hablar de arte, color y poesía. El color lo aporta la belleza de su luz natural, ese azul añil de su cielo reflejado en las aguas del Mediterráneo que dibuja su bella bahía que inspiró a tantos artistas. Sus paisajes de una hermosura deslumbrante: calles coloridas, un coqueto puerto donde las suaves olas mecen pequeños barcos de pesca, la silueta imponente del Castillo de los Reyes de Mallorca emergiendo orgulloso desde su propia majestuosidad y su faro recubierto de ladrillos reconvertido en iglesia. 

Un pasado glorioso el de este pequeño y encantador pueblo de pescadores; un pasado refulgente que inunda de alegría y vitalidad este reducto estrechamente vinculado a nuestro país y a los republicanos que huían de una etapa gris en España que desembocó en la oscuridad más absoluta para muchos… 

El hogar de Machado 

Esa oscuridad fue lo que hizo que el poeta Antonio Machado subiera al tren del exilio y se apeara en Collioure. Sin embargo, ese entorno vibrante ni sanó las heridas de su alma ni las de su cuerpo porque Machado, como tantos otros artistas, huyó del lugar en el que deseaba vivir. Se vio obligado a dejar atrás todo lo que amaba, por lo que la sensibilidad de su espíritu la somatizó hasta la muerte. 

 

El Collioure vital que lo acogió y sigue acogiendo su paso hacia la eternidad se mantiene tan luminoso y bohemio como siempre. Su energía sigue atrayendo a miles de artistas y turistas de todo el planeta que al pasear por la población se impregnan de su color; se les viene a la memoria que de ese lugar partió hacia otro mundo uno de los más grandes poetas de los últimos siglos y terminan dirigiendo sus pasos hacia ese pequeño cementerio donde descansa junto a su madre, que solo le sobrevivió tres días. Una vez ante la tumba que dicen que está viva, el espíritu de Machado les inspira porque muchos dejan una carta, un mensaje, un dibujo, una poesía,.. ¡El destinatario es el genio!. 

¡Cómo  podríamos dejar de admirar a una tierra donde reposan los restos de un poeta universal como Machado, el hombre que dijo: “Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción… “, pero esa gloria le llegó sin buscarla ya que su legado quedará unido para siempre al lugar donde encontró la vida eterna. Curiosamente, su tumba, con banderas republicanas y un poema inscrito en su lápida, se ubica en la entrada del campo santo como si quien eligiera ese lugar hubiese querido facilitarle su huida cuando quisiera. 

Collioure: inspiración para notables pintores 

Collioure es un pequeño pueblo de pescadores situado en la frontera entre Francia y España flanqueado por el mar Mediterráneo y los Pirineos. Forma parte de la región de Occitania, comarca del Rosellón. Es un lugar pintoresco y cosmopolita que ha inspirado la obra y la vida de decenas de artistas como Picasso, Chagall, Matisse y Derain que fundaron uno de los movimientos pictóricos más interesantes: el fauvismo. Collioure es conocida como la perla del sur de Francia. 

Merece la pena visitarla durante unos días para descubrirla y saborear su esencia histórica y todas las posibilidades turísticas que ofrece. ¿Por dónde empezar? Da lo mismo porque sorprende por cada uno de sus rincones, su historia nos dirige hacia sus fortalezas, sus torres de defensa, hacia sus iglesias… Su luz hace que miremos el mar y sus playas de aguas cristalinas y el arte obliga a seguir la ruta del fauvismo en la que hay hasta 17 puntos entre los que destaca un mosaico que reproduce  el cuadro de una artista famoso pintado en el mismo lugar y nos invita a compararlo con la escena actual. 

El color nos empuja a pasear por su centro histórico o encaminarnos hacia Moré, el antiguo barrio de pescadores repletos de callecitas estrechas, empinadas o que bajan al mar repletas de casas de fachadas coloridas o de un blanco impoluto. También estimula visitar sus encantadoras tiendas, galerías de arte y restaurantes donde degustar su especialidad más conocida: las anchoas. 

Arte es lo que se respira en Collioure. Podemos visitar algunos museos como la Maison del Fauvismo, que ofrece un recorrido por esta tendencia en el que se muestra una gran cantidad de reproducciones de las obras de André Derain y Henri Matisse. También está el Museo de Arte Moderno de Collioure, creado en 1934 por el pintor rusopolaco Jean Peské, que alberga casi 1.400 obras gracias a donaciones de diferentes artistas, como Balbino Giner. La sede del museo la ocupa Villa Pams, instalada en el cerro que lleva su nombre y reconvertido en parque público. En los jardines se pueden observar los restos del claustro del Convento de los Dominicos del siglo XIV que, como muchos otros de la región, fue víctima del elginismo 

Desde la parte trasera del museo se ve el puerto, un lugar ideal para contemplar una bonita vista de la ciudad con la impactante presencia del Castillo Real, erigido en el siglo XIII a partir de una casa de templarios sobre un castrum romano.  Desde sus almenas se obtiene una de las mejores vistas sobre la bahía. Este monumento ha pasado por diferentes etapas que van desde una residencia real ocupada de manera discontinua por varios monarcas. Hay que destacar que Collioure fue el primer puerto del Rosellón utilizado como lugar defensivo hasta convertirse en prisión de refugiados y militares republicanos españoles o franceses del régimen de Vichy. 

Le Clocher, de faro a torreón 

A la derecha del Castillo de los Reyes de Mallorca se alza la iglesia de Notre-Dame-des-Anges, uno de los monumentos más icónicos de Collioure. Construida en el siglo XVII, está considerada una de las iglesias más famosas del departamento de los Pirineos Orientales, lo que la convierte en el segundo monumento más importante para visitar en la localidad. A lo largo de su historia ha inspirado a infinidad de artistas por su ubicación en pleno puerto y el torreón Le Clocher, que en el pasado fue un faro. Esta es una de las imágenes más reconocidas de Collioure. En su interior descubrimos bellísimos retablos, entre los que destaca el del altar mayor del artista catalán José Sunyer, así como numerosas capillas que bordean su nave. 

La Capilla de Sant Vincent, que corona desde 1700 un pequeño islote, fue construida para albergar los restos del santo, cuya conmemoración sirve para recodar que este lugar fue martirizado. En la actualidad es el patrono de los pescadores y los viticultores de la zona que cada año, del 14 al 8 de agosto, celebran las fiestas patronales. Al lado y de cara al mar se erige una gran cruz de  hierro con un Cristo engarzado que parece querer proteger a los marineros. Por un estrecho camino desde la Capilla de Sant Vincent podemos dar un paseo hasta el faro de la ciudad, otro de los atractivos de este precioso pueblo desde el que se divisan las montañas que bordean a Collioure

Por encima del barrio de Moré se accede al Fort Miradou, una fortaleza defensiva medieval obra de Vauban, mariscal de Francia y principal ingeniero militar de su tiempo. Su fama se debe a su habilidad tanto en el diseño de fortificaciones como en su conquista. 

 

La zona está salpicada de torres de vigilancias como  la Torre de Madeloc, del siglo XIII, desde la que se puede ver toda la llanura y la costa del Rosellón. El Fuerte de San Telmo de 1538  es un monumento histórico de la Costa Bermeja que desde 2008 es un museo con colecciones de armas medievales y renacentistas y exposiciones temporales. Desde la terraza hay unas impresionantes panorámicas de la región. 

Otra atracción imprescindible que no hay que olvidar es El Molino de grano más viejo del Rosellón restaurado en 2001 y transformado en molino de aceite que todavía sigue en funcionamiento. 

Playa y gastronomía 

Una vez en Collioure podemos aprovechar el día para ir a la playa, siendo las más concurridas Boramar, Sant Vicente y Port d’Avall, esta última un poco más alejada de la ciudad. También se pueden visitar poblaciones aledañas como Port Vendres y Banyuls-sur-Mer, donde se puede visitar el Museo Aristide Maillol que ofrece una muestra de su obra pictórica. Se trata de una finca en medio del bosque rodeada de viñedos y salpicada con esculturas de mujeres desnudas donde el artista pasaba el invierno. 

Colliure ofrece múltiples posibilidades para comer y dormir. Es un paraíso gastronómico con una gran tradición culinaria ya que casi todos sus platos están elaborados con productos frescos de temporada como verduras, frutas, etc. Entre los restaurantes más recomendables está La Balette que con una estrella Michelin ofrece cocina francesa, mediterránea y europea con opciones vegetarianas, veganas y sin gluten. Se encuentra en el Hotel Le Relais Des Trois Mas, ubicado en lo alto de un acantilado desde el que se divisa unos atardeceres de ensueño.  Hospedarte hará que te olvides del mundo porque es uno de los mejor emplazados de Collioure. 

Luego está el Hotel Les Roches Brunes donde está el restaurante La Mamma en el que se elabora un menú de inspiración italiana con ingredientes locales complementado con las anchoas y vinos de la zona a precios razonables. Fotos: Pyrénées Orientales Tourisme 

Galería:

Impactos: 41

Web | + posts

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.