22 de junio de 2024

El cajón de Lady Pepa

Travel, Fashion, Beauty, Culture, Lifestyle… by María José Rasero

Amor y desamor

No sé si lo habéis vivido en alguna ocasión pero a veces pasamos por momentos de introspección porque nos suceden cosas que hacen que se tambalee nuestra vida o más bien los pilares que sostienen nuestro día a día, eso pilares que nos mantienen firmes que nos dan seguridad y que hacen que pensemos que tenemos una vida estable y feliz… Porque la pregunta de si somos realmente felices, si nuestra vida se desarrolla como hubiéramos deseado, si hemos sabido forjarla de esa manera idílica que soñamos casi siendo niños, quizás es mejor que no nos la hagamos. Pero esto no es un pensamiento negativo, porque si tal vez no se han cumplido esos sueños que atesoramos de pequeños, podemos haber tenido la suerte de vivir otras situaciones, que en muchos casos, han sobrepasado con creces, y para muy bien, nuestras expectativas.

Bueno, me explico: En estos días he cubierto las actividades relativas a las Regatas Puig y aunque suelo realizar mi trabajo y marcharme a casa, en esta ocasión  no lo he hecho y me quedado disfrutando de la compañía de compañeros de profesión, algunos muy amigos, que hacía tiempo que no veía en un ambiente de los más relajado y agradable. Sentados en una estancia envuelta por los rayos dorados de sol de un atardecer precioso, con una ligera brisa que actúa como abanico sobre la ondulante superficie del mar y el reflejo en sus aguas de los históricos veleros que han participado en la competición… por unas horas, me he sentido en paz.

¿En paz? ¿Solo por unas horas? Se preguntaran (y me han preguntado) algunos… Pues sí. Así están mis emociones. Pero…  En este cálido ambiente, he tenido la suerte de coincidir con una persona a la que valoro mucho porque tiene una personalidad optimista, transmite una alegría y seguridad desbordante y porque no se puede ser mejor persona. Solo tiene un defecto… y es que me conoce demasiado bien.

Se ha sorprendido y alegrado de verme porque sabe de mis reticencias a frecuenta por simple placer, según qué eventos sociales, pero… antes de que me pudiera dar cuenta me ha cogido por banda y me ha dicho: “Ahora que estamos a solas me vas a explicar esta afición que has cogido en los últimos meses a mencionar tantas veces cuestiones relacionadas con el amor, a ti que no te gusta mostrar tus sentimientos… ¿Qué sucede? ¿Te has enamorado? ¿Has sufrido de desamor? ¿Qué te pasa…?

Ya os he dicho que me conoce mucho y se lo he explicado. Aquí no seré tan sincera… Sí, es cierto que en los últimos tiempos tengo muy presente esa palabra. Y también es cierto que es producto del desamor y la decepción, y no es solo una desilusión son varias… que tienen que ver con mis sentimientos, pero también con una situación que estoy viviendo, casi como si fuera mía y tiene que ver con la crisis sentimental  que sufren unos amigos, que para mi y para otros han sido el exponente de lo que entendemos como pareja perfecta. Así que la crisis de estos “casi hermanos” me ha pillado con la guardia baja…

A veces tener un concepto demasiado idealizado de lo que tiene que ser una relación de pareja, aunque a nuestro alrededor las haya que confirmen nuestras teorías, los fracasos suelen ser más destructivos.

Mi amiga me ha preguntado: Pero tú…  qué entiendes por amor verdadero, la vida no es así… y lo hemos hablado mil veces. Y… yo, con la convicción y la energía que me daban esos rayos de sol del atardecer, le he recordado mi teoría, tan simple, (y que creo haber explicado ya en otro post) acerca de lo que yo entiendo que puede hacer que una relación de pareja sea un éxito y que repito:

“Cuando dos personas se enamoran y deciden compartir su vida, solo tienes que aplicar tres palabras para que funcione: amor verdadero. (sin que importen las mochilas que todos arrastramos, ya sean emocionales, personales, etc. etc.), respeto y libertad”. Porque para mi, si amas de verdad, respetas a la persona con la que estás en toda la amplitud de la palabra, y por supuesto si la amas y la respetas no puedes coartar su libertad en ningún sentido. Así que estableces una relación donde no tienes que pedir explicaciones de ninguno de sus movimientos, donde aceptas las diferencias entre ambos, porque no tenemos que ser necesariamente iguales para compartir… y en eso se basa el respeto…. Y al final, y reiterándome… el amor y la libertad.

Y, antes de que ella me dijera, lo que es posible que penséis algunos, me he adelantado: “Sí, tienes razón, pero tú conoces mi vida”. En fin… que la  he mareado un  rato y he visto cómo se reía y me decía: “Lo tienes fatal a ti no te colocamos ni de coña”.

Pero, después de la broma recurrente, esa persona que disfruta de una relación de pareja estable desde hace muchos años y es muy feliz, me ha dado la razón y me ha animado, porque está segura que mis amigos, a los que ella también conoce, solo están pasando una crisis pasarela.

Y, en cuanto a mi … Bueno, también me ha animado, aunque (solo un poco) recordándome que muchas veces, lo que queremos no se da porque no está en nuestro destino… para dar paso a cosas mejores… No sé.

Visitas: 1

Maria José Rasero periodista
 | Web

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.