24 de julio de 2024

El cajón de Lady Pepa

Travel, Fashion, Beauty, Culture, Lifestyle… by María José Rasero

Rezar el Santo Rosario en la calle cuesta 1800 euros

Me han mandado el video de una adolescente llamada Isabel, (17 años), que ha sido multada con 1.800 euros por rezar el rosario en la calle Ferraz, (muy acertado porque con este gobierno hay mucho por lo que rogar), en la que se congregaron varios grupos de manifestantes a favor y en contra de distintas causas. Uno de ellos lo hacía rezando el rosario para defender sus creencias y valores cristianos.

Pero, si como dice la Constitución, a los españoles se nos reconoce la libertad de pensamiento y podemos manifestarnos para defender lo que consideramos nuestros derechos o creencias, solo comunicándolo a las autoridades, se supone que podemos utilizar esa supuesta libertad que se nos otorga para todo no solo para lo que beneficie a nuestro gobierno. 

Además, si entra en la libertad de expresión usar fotos del rey boca abajo, quemar la bandera de nuestro país, hacer meditación en cualquier parque público, extender la alfombra de oración en cualquier acera (como es el caso de muchos musulmanes) y un largo etcétera de situaciones y decisiones por parte de nuestro ejecutivo más o menos cuestionables), porqué participar en una concentración rezando el rosario puede considerarse una falta. 

Se puede estar de acuerdo o no con su protesta, pero no hay ningún motivo para sancionarlos ni reprimir su iniciativa, orando o sin orar. 

Así que, respetemos la voluntad de las personas, sus creencias y la manera de manifestarlas, siempre que sus acciones no perjudiquen al resto de ciudadanos.

Pero, lo de pagar por rezar el rosario, para nada. Y como sugerencia: La próxima vez debéis invitar a Pedro Sánchez a rezar un misterio.

Visitas: 26

Maria José Rasero periodista
 | Web

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.