22 de mayo de 2022

El cajón de Lady Pepa

Fotógrafa de prensa

Sevilla, yo me voy contigo

El “Destino Sevilla” refuerza su promoción en Barcelona para consolidar el tercer mercado turístico nacional de interés en la provincia de Sevilla dado que, con el 7,39% del total, supone el tercer emisor de visitantes al territorio después de Andalucía.

He asistido al encuentro de cerca de medio centenar de empresas turísticas sevillanas que han participado en una misión comercial celebrada en Barcelona para dar a conocer sus productos tanto turísticos como gastronómicos. En el  workshop han participado otras tantas agencias generalistas y medios de comunicación con sede en la capital catalana. El evento ha estado organizado por la Diputación, a través de Prodetur-Turismo de la Provincia de Sevilla, en el marco del Plan de Acción de Promoción Turística del ‘Destino Sevilla’ 2022.

En la delegación sevillana que se ha desplazado a Barcelona junto al grupo de empresarios han participado, además de Manuela Cabello, vicepresidenta de Prodetur y del gerente de Prodetur, Amador Sánchez, Beatriz Arilla, directora de Promoción de Sevilla City Office (Ayuntamiento de Sevilla), Manuel Cornax, presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia, Rafael Domínguez, gerente de la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas ASET y Manuel Álvarez Osorio, gerente de la Plataforma Sevillana de Turismo Activo.

Manuela Cabello aseguró que la provincia es “una apuesta segura” para la realización de eventos, congresos y reuniones, “porque este territorio es capaz de aportar una experiencia que solo una marca de atracción internacional como es ‘Sevilla’ puede garantizar. Un destino turístico completo, sostenible, variado, de calidad y con muchos puntos de interés distribuidos por su amplio territorio”,

Así que este grupo de personas han venido a Cataluña a “vender” Sevilla… y yo les he preguntado, “pero, ¿de verdad ustedes han venido a Barcelona a vender Sevilla?…” ¡Nooo…! Creo que ustedes han venido a darse un garbeo por las Ramblas (Barcelona sigue siendo una preciosa ciudad a pesar de su alcaldesa)… porque Sevilla se vende sola.

Se vende su Giralda, se vende su Torre del Oro, se venden los Reales Alcázares, todos sus monumentos, su historia, su barrios de Santa Cruz y Triana a ambos lados del Guadalquivir compitiendo en belleza y desparpajo, su barrio de la Macarena, cuna de la cantaora Juanita Reina. Se vende su Parque de María Luisa, el mayor pulmón de Sevilla, su bellísima Plaza de España. Se vende su olor a azahar, se venden sus claveles reventones, sus tablaos, sus haciendas, sus cortijos, sus marismas, sus parques naturales. Su pasión por la Semana Santa, por sus Cristos de las Tres Caídas, de la Salud, de la Corona… los hay para todas las necesidades, y sus vírgenes de la Esperanza, de la Macarena, su Blanca Paloma y su Rocío, su Feria de Abril, su Maestranza, la catedral del toreo. Se vende Sierra Morena territorio de bandoleros.

Es tierra de copla, de flamenco (reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial por la Unesco), de saeta, de alegría. Es la belleza de un lugar, la calidez de su gente, la sonrisa pícara de sus niños… de esos elegantes caballos bailaores que te miran con altivez, a través de esos grandes ojos castaños, que te taladran con su nobleza. Se vende solo el río Guadalquivir, donde sus aguas se desplazan mansas dirigiéndose al mar y corren lentas porque quieren retrasar su salida de Hispalis.

Sí, Sevilla es un lugar especial, como cantan los Del Río, pero lo es por la belleza de sus mujeres, por la calidez de sus gentes, por ese sentirse en casa cuando la pisas. Sevilla son sus gitanos, Sevilla es Carmen, de cuyo embrujo no pudo sustraerse ni siquiera Mérimée. Sevilla son sus patios con naranjos que inspiraron a Antonio Machado uno de sus  poemas más admirados: “Mi infancia  son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero…” la mía también.

Sevilla es puro romanticismo, por algo es la patria de Gustavo Adolfo Becquer (“Hoy la tierra y los cielos me sonríen / hoy la he visto… la he visto y me ha mirado. / Hoy creo en Dios), Federico García Lorca (“Solo tu corazón caliente y nada más”), Carmen Sevilla, Velázquez y tantos genios más.

Sevilla, ¡que maravilla!, para Lord Byron. Sí, es tragedia, es color, es poesía, es inspiración… y por todo eso en Sevilla vive Dios.

Y si preferís solo naturaleza, para qué está Doñana, su Camino de Santiago. Otra opción puede ser conocer un paraje protegido único en la provincia, el Parque Natural de la Sierra Norte. Y sus preciosos pueblos, repletos de castillos, murallas, yacimientos arqueológicos y ruinas romanas como Santiponce-Itálica, Estepa, famoso por sus polvorones y chocolates, Écija, Carmona, Cazalla de la Sierra, donde la naturaleza compite con la gastronomía y el turismo enológico.

Al atractivo de su paisaje hay que añadir su riqueza monumental en la que priman las construcciones religiosas como el monasterio de la Cartuja del siglo XV, la Iglesia de la Consolación, que adosada a las antiguas murallas almohades combina diferentes estilos arquitectónicos, la iglesia de San Benito, de estilo gótico, el convento barroco de San Francisco, el de la Madre de Dios, del siglo XVI, la iglesia de nuestra Señora del Carmen, etc.

Además, este año la provincia de Sevilla será el epicentro internacional del turismo rural, ya que acogerá el Congreso Europeo de Turismo Rural (COETUR 2022).

Y si nos cansamos de tanta vegetación y monumentos nos vamos a la playa. Pero… cómo playa…  ¿Playa, playa? ¡Pues claro! ¿Quién dice que Sevilla no tiene playa? Es la de San Nicolás del Puerto. Se trata de una playa fluvial artificial que pertenece al río Galindón… Y qué me decís de sus campos de golf.

 

Pero con tanta actividad nos ha entrado una mijita de hambre, así que toca probar su gastronomía: el cazón aliñao, el pescaíto frito, un bacalao en salsa o con soldaditos de Pavía, o unos huevitos a la flamenca, un cocidito sevillano o un menudo gitano, berzas, espinacas con garbanzos… y si queremos algo más ligerito no vamos a darle a una tapa y un finito… por ejemplo un montadito de pringá, unos chicharrones, unas croquetitas… y que me decís de unos caracoles, una ensaladilla, carne con tomate, queso y jamón, el ibérico no puede faltar… Y todos estos manjares acompañados de unos picos o un poquito de pan con aceite de oliva.

Y de postre para terminar de adelgazar, ¡madre mía!, hagamos sitio para degustar unos pestiñitos, un mostachón de Utrera, una poleá, unos tocinitos de cielo, unos cagajanes de puños, unos Rosquitos de naranja…, etc. Y paro… que me estoy muriendo de hambre.

¡Qué! ¿Lo tiene todo o no lo tiene todo, Sevilla?… ¡Ole!. Fotos: Turismo de Sevilla

 

 

Web | + posts

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.