12 de abril de 2024

El cajón de Lady Pepa

Travel, Fashion, Beauty, Culture, Lifestyle… by María José Rasero

Lyon, la joya de Francia

Al avanzar por las riberas, la ciudad ofrece un gran muestrario de bellas escenas que seguro inspiraron a los hermanos Lumière para inventar el cinematógrafo.

Un paseo por la orilla de cualquiera de los ríos de Lyon, ya sea el Ródano o el Saona, contemplando sus apacibles aguas y los reflejos chispeantes del sol, con sus cisnes meciéndose plácidamente hasta parecer que danzan una melodía, invita a pensar en los dos mil años de historia de esta bella urbe. Y, dejando volar la imaginación, contemplando a esas elegantes aves y su allure francés, ¿qué pregunta les haría Antoine de Saint Exupery a través de “El principito” y cuáles serían las enseñanzas que deberíamos aprender de sus respuestas”.

Al avanzar por las riberas, la ciudad ofrece un gran muestrario de bellas escenas que seguro inspiraron a los hermanos Lumière para inventar el cinematógrafo. Familias disfrutando de pícnics con sus cestitas y sus manteles de cuadros, niños dándoles de comer a las ocas, otros pedaleando tranquilamente sobre su bicicleta y terrazas llenas de lioneses disfrutando de los últimos rayos del sol de verano que, al filtrarse a través de las ramas de los árboles, confieren a la escena un abanico de tonos anaranjados que recuerdan algunas de las escenas inmortalizadas en sus lienzos por algunos de los famosos pintores impresionistas franceses.

Historia de Lugdunum

Lyon, capital del departamento del Ródano, es la tercera ciudad más importante de Francia. Tiene su origen en una fortificación gala llamada Lugdunum, que significa colina de luz o colina de los cuervos. Los romanos la convirtieron en la capital de las Tres Galias, época en la que vivió un gran esplendor y prosperidad que siguió en la Edad Media, se consolidó en el Renacimiento y ha perdurado hasta nuestros días. Por eso Lyon es uno de los destinos mas atractivos de Francia, al estar perfectamente comunicada con España por los trenes de alta velocidad Renfe-SNFC en Cooperación. Y, para los que les gusta viajar con la casa a cuestas, con bastante equipaje, no hay incrementos en la tarifa del ferrocarril.

Con casi dos millones de habitantes, esta población multirracial ofrece mucho al viajero, tanto para una escapada de fin de semana como para unas largas vacaciones. Posee un gran capital histórico y artístico, en parte catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1998. Es también la segunda ciudad universitaria del país, lo que la convierte en una localidad viva y vitalista que aporta una gran actividad de ocio nocturno.

Basílica de Notre Dame de Fourvière


Lyon está situada en la confluencia de los ríos Ródano y Saona. Y tiene dos colinas la de Fourvière, origen de la ciudad, también conocida como “la colina que reza” que alberga varios monumentos y está coronada por la imponente Basílica de Notre Dame de Fourvière, un monumento que se divisa desde gran parte de la ciudad dedicado a la Virgen María. La basílica fue construida entre 1872 y1896 y combina elementos de estilo románico, neo-bizantino y neo-gótico, con un interior espectacular que ofrece un conjunto de mosaicos, columnas y las imprescindibles vidrieras. Para acceder a ella se puede utilizar lo que los habitantes de la ciudad llaman “ficelle” o cuerda, el funicular más antiguo del mundo, pues funciona desde 1872. También puede ser muy interesante subir a pie.

Colina Fourvière (Colina que reza)

Además de unas espectaculares vistas panorámicas sobre la ciudad, la parte alta de la colina contiene interesantes restos romanos, como son dos teatros, el principal bastante bien conservado y con una capacidad para 10.000 personas en su origen y que en la actualidad acoge eventos culturales como danza, opera, teatro, etcétera. Interesante también el pequeño odeón o un templo dedicado a Cibeles, diosa de la Naturaleza y para completar la visita no está de más una parada en el Musée Gallo-Romain y descubrir una parte de la historia de Lyon a través de objetos de la época. El Parc des Hauteurs está próximo, con una vegetación inmensa que invita a descansar.

Otro de los emblemas de la ciudad y que marca su punto más elevado es la Torre Metálica de Forvière, ubicada en el Montée Nicolas de Lange, con un gran parecido con la torre Eiffel. Fue construida por Eugene Collogne para la Exposicion Universal de Lyon entre 1892 y 1894.

Colina de la Croix

La otra colina se denomina Croix-Rousse y se conoce como “la colina que trabaja”. Se divide en dos zonas: La plateau (meseta) y Las pentes (pendientes), con callejuelas de pronunciada inclinación. La dificultad para recorrerlas fueron el origen de los Traboules, los famosos pasadizos típicos de la ciudad. La historia de este barrio está ligada directamente a la industria de la seda y el asentamiento de los trabajadores de los telares, los canuts, por las revueltas debido a las malas condiciones laborales. Tanto su producción como las huelgas fue el origen de que se conociera a Lyon como la Capital de la seda.

No hay que dejar de visitar el Anfiteatre de les Tres Gàl.lies, el edificio Condition des soies, un local donde se comprobaba la calidad de la seda. También la Iglesia de Saint-Bruno des Chartreus, única barroca de la ciudad, o el museo Maison des Canuts (la casa de los tejedores) entre otros monumentos. Hoy en día, quedan pocos tejedores, pero si se encuentran talleres-boutiques donde poder comprar pañuelos de seda a precio de fabricante y ver cómo los grandes talleres de telares se han convertido en elegantes y carísimos loft habitados por artistas bohemios.

Vieux Lyon

Algo imprescindible en Lyon es callejear por las arterias adoquinadas del encantador barrio renacentista y medieval Vieux Lyon, con preciosos patios, bouchons, brasseries, señoriales mansiones renacentistas, tiendas donde adquirir todo tipo de alimentos, objetos o ropa. Una forma alternativa de recorrer este conjunto histórico es a través de los traboules (caminar a través) que permite pasar de una calle a otra de una manera más rápida, evitando los desniveles. Unos pasajes que utilizaban los comerciantes para transportar sus mercancías y así preservarlas de las inclemencias del tiempo. Se trata de una particularidad de varias ciudades francesas y que en la Segunda Guerra Mundial, durante la ocupación nazi de la ciudad, sirvieron para que escaparan muchos judíos gracias a sus laberintos.

i

Otro monumento que destaca es el de la Catedral Saint-Jean, un edificio de estilo renacentista donde se admira su reloj astronómico del siglo XVI, además de sus bellos rosetones que al filtrar la luz tiñe su interior de colores. Otro lugar recomendable es la Maison des Avocats (La casa de los abogados), un edificio de influencia italiana que acoge el Museo de las Miniaturas y el Cine.

Museos y tour de los murales

La ciudad de Lyon ofrece una gran variedad de excepcionales museos, aunque quizás uno de los más conocido, sobre todo para los aficionados al séptimo arte, es el dedicado a los inventores del cinematógrafo, los hermanos Lumière. El museo ocupa lo que fue su casa familiar, donde se expone una interesante muestra de los inventos que precedieron al primer cinematógrafo, y el hangar que sirvió de escenario al primer filme de la historia: “La salida de los obreros de la fábrica Lumière”, en1895. Otro imprescindible es el Museo Gadagne, que ocupa un edificio renacentista, formado por el Museo de Historia de Lyon y el de las Marionetas del Mundo y conocer la historia del dentista Laurent Mourguet, inventor del Guiñol.

También es recomendable reaizar un tour para ver los murales pintados en distintos edificios que han convertido a la ciudad en una galería de arte. Uno de los más conocidos es el de los Lyonnais, dedicados a diferentes personajes y actividades, aunque hay otros de escenas cotidianas o dedicados a Paul Bocouse, Jean Moulin, Mur des Canuts, etc.

a Presqu´île (centro Lyon)

La zona de La Presqu´ île (península) debe su nombre a la confluencia de los dos ríos. Es el actual centro de la ciudad y una de las zonas más visitadas por los turistas. Con señoriales edificios de estilo Haussmann y numerosas restaurantes y tiendas donde el visitante tiene múltiples posibilidades de practicar “shopping”. Hay para elegir, empezando por los 70 establecimientos de firmas de lujo, las tiendas de las grandes cadenas internacionales o las pequeñas boutiques de jóvenes creadores, como los que ofrecen sus piezas únicas en El pueblo de los Diseñadores, en el Pasaje Thiaffait. También hay algunos grandes almacenes, como Le Printemps de Lyon o el Centre comercial de Part-Dieu, entre otros. Si lo que se busca son antigüedades y objetos con carácter, hay que visitar el mercadillo de Las Puces del Canal, segundo de Francia, que reúne unos 500 expositores. Está abierto los jueves, sábados y domingos.

Plaza Bellecour y Therraux

En este distrito se encuentra la emblemática Plaza Bellecour, la plaza peatonal más grande de Europa y principal centro de actividad de la ciudad. En un extremo, se aprecia una estatua dedicada a Antoine de Saint Exupery, el aviador autor de El principito. En la Place des Terraux, con la Fuente Bartholdi, se puede visitar el Museo de Bellas Artes, con una de las colecciones de arte más importantes del país, solo por detrás del Louvre. Se trata de un punto de encuentro de jóvenes alrededor de los cafés y otros establecimientos. Un rincón encantador, tanto de día como de noche.

La nouvelle cuisine de Bocouse

Lyon también es la cuna de la nouvelle cuisine y del laureado chef Paul Bocouse, creador de la cocina de mercado y de la máxima “hay que dejar a las cosas el sabor que tienen”. La ciudad, reconocida como la capital mundial de la gastronomía desde 1935, gracias a Curnonsky, famoso critico culinario; atrae a sus más de 4.000 restaurantes a una gran parte del turismo mundial gastronómico que quiere disfrutar de la cocina lionesa, gracias a su diversidad y al talento de sus jóvenes chefs, que proponen una cocina creativa. Hasta el punto que inspiró a Françoise Rebelais durante su estancia en Lyon mientras escribía la irreverente y satírica historia de Gargantúa y Pantagruel, los dos gigantes glotones protagonistas de la célebre obra.

La visita obligada de los gourmet es el mercado de Les Halles, un espacio ideal para degustar la restauración francesa con más de 50 comerciantes que muestran sus especialidades. Si en Francia presumen de sus vinos, de sus quesos, su pan ocupa también un papel importantísimo en sus recetas tradicionales, siendo además un elemento principal en la dieta de sus habitantes, tanto por su calidad como por su variedad.

Hospital de Dieu Citie

Otro edificio clasificado como Monumento Histórico es el Grand Hotel-Dieu, un antiguo hospital que comienza una nueva andadura combinando sus instalaciones con un hotel de lujo, y con la Cité International de la Gastronomie de Lyon, que ocupa la parte más antigua del Hospital. Es un espacio innovador que acogerá una exposición permanente sobre Paul Bocuse, un centro cultural que acercará a los visitantes a prácticas alimenticias de Francia y de otros lugares, talleres, demostraciones, degustaciones, etc. Y para tomarse un respiro, se puede hacer una paradita en el Cafe Dieu, un bar bistrot de lo más acogedor, y aprovechar para probar algunas de sus exquisitas especialidades.

 

Después de visitar tanto monumento, un paseo por el cauce del Ródano o el Seona en barco puede ser de lo más relajante. Ver la ciudad desde el río escuchando al guía explicar la historia de los edificios es francamente agradable. De vez en cuando, se divisan grandes barcos amarrados a las orillas y reconvertidos en románticos bares.

Barrio de la Confluence

En el lugar donde confluyen el Ródano y el Seona se encuentra el barrio de la Confluence, dedicado a actividades industriales y portuarias y ahora plagado de edificios singulares y futuristas y naves industriales remodeladas por los mejores arquitectos y paisajistas. Un barrio en plena expansión, donde se mezcla tradición y modernidad. Ahí se aprecia la imponente y vanguardista imagen del Musée des Confluences de historia natural y de sociedades, además de modernas viviendas con medidas de lo más energéticas y ecológicas. Otra curiosidad de Lyon es que acoge la sede europea de la Interpol. Pero el verdadero pulmón de Lyon es El Parc de la Tˆete d´Or, una extensión natural de 117 hectáreas que contiene invernaderos, jardín botánico, un pequeño zoo y un lago.

Fiesta de la luz

Un buen momento para hacer una escapada a Lyon podría ser a comienzos de diciembre, ya que durante cuatro días se celebra la Fête des Lumières, una de las más bonitas de Lyon. Fachadas de edificios aparecen cubiertos de imágenes en color que hacen que los antiguos palacios sufran una metamorfosis al cambiar de formas como consecuencia del efecto óptico que producen los rayos láser. Actuaciones, ferias, acróbatas y demás atracciones en medio de luces parpadeantes salpican la ciudad. Una colorida fiesta que triplica los habitantes de la ciudad. También para los amantes de la música están las Nuits Sonores, dedicadas a la música electrónica y que se organizan en verano. Recomendable es la Bienal de Danza, que se celebra cada dos años. Otra opción: regalarse un concierto en la Opera de Lyon, que toma el nombre del arquitecto que la remodeló, Jean Nouvel, y exhibe una mezcla de estilos entre neoclásico y moderno.

¿Dónde alojarse?

En una ciudad como Lyon, salpicada de edificios emblemáticos, no podía faltar un hotel que formara parte de su historia. El actual Hotel Mercure Lyon Centre Chateau Pechache, del Grupo Turenne Hôtellerie, originalmente Hotel Terminus, data de 1906 y fue construido por el arquitecto George Chedanney. Está situado en el corazón de la ciudad, a la salida de la Estación Lyon – Perrache SNCF/TGV, entre Place Bellecour y el distrito de la Confluence. El establecimiento se construyó originariamente para acoger a los viajeros burgueses y aristocráticos que visitaban la ciudad procedentes del Orient Express. Esta joya del Art Noveau y Art Decó, catalogado como monumento histórico desde 1997 y patrimonio del siglo XX desde 2003, es un edificio que ha vivido muchas etapas. Como cundo fue ocupado por la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial. Las renovaciones para adaptarlo a los nuevos tiempos han preservado su encanto único, combinando modernidad y elegancia para que siga siendo uno de los hoteles más hermosos de Lyon.

La última reforma del hotel se terminó en 2017 y le ha devuelto su antiguo esplendor (la marquesina de la entrada merece especial atención), con el objetivo de abrirse a nuevos perfiles de clientes, tanto de viaje de negocios como familiar, y hacer del establecimiento una referencia para organizar todo tipo de eventos, como desfiles, exposiciones, fiestas personalizadas, etc. combinando el encanto de antaño con la modernidad de hoy. En eso trabaja Marta Pardo, su directora desde hace 8 años. Esta emprendedora mujer, de origen español, capitanea un equipo joven que atiende al huésped de la manera mas personalizada posible.

El hotel cuenta con 120 habitaciones modernas, lujosas y confortables, con el denominador común de una decoración de pared en forma de mano que representa a la ciudad de Lyon y que está íntimamente ligado al talante de Marta Pardo, que dice: “Lo que más me gusta es recibir a la gente y darles la mano”, un extremo que inspiró a los interioristas que decoraron las habitaciones.

Marta Pardo

Cómo moverse por la ciudad

Lo más rápido es el transporte público, como el metro, el tram o el bus. También se puede alquilar una bicicleta en una de las más de 350 estaciones que están repartidas por todo Lyon, aunque también se pueden recorrer sus calles en patinete o en Segway. Lo práctico es comprar la tarjeta City Card, que permite tener acceso a todo tipo de transporte público y a la mayoría de atracciones y museos de la ciudad.

Visits: 4

Web | + posts

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.