17 de junio de 2024

Eudaimonía

Travel, Fashion, Beauty, Culture, Lifestyle… by María José Rasero

Dabiz Muñoz y su DiverXo un trienio siendo… ¿El mejor cocinero del mundo?

La verdad es que Dabiz Muñoz debe de sentirse muy orgulloso de que le hayan nombrado “Mejor cocinero del mundo” por tercer año consecutivo  pero…¿Es de verdad el mejor chef del mundo? Puede que para los que le han dado el premio sí, está claro. 

En principio aprovecho para felicitarlo, aunque tengo mis dudas en cuanto a lo merecido del galardón. En España, y no solo en España, hay auténticos maestros de la cocina, geniales, innovadores, que nunca han recibido un premio y no sabemos cuál es la causa porque cuando se adjudica un premio tan importante, damos por hecho que quienes lo otorgan han hecho una valoración mundial y están en condiciones de defender esa decisión, pero… ¿De verdad conocen las creaciones de estos genios de la gastronomía para decantarse por la cocina de Dabiz Muñoz y su DiverXo y decidir que es el número uno un trienio… ¡Madre mía!. Pero,  ¿quién aguanta eso…? En todo caso su cocina puede ser imaginativa y todos los etcéteras que queramos, pero vuelvo a preguntarlo ¿La mejor del universo?

Perdonad que sea tan escéptica pero recuerdo cuando estaba abierto El Bulli y había listas de espera para degustar las creaciones de Ferran Adrià, que fue un auténtico innovador, en realidad la mayoría de los comensales no sabían muy bien cómo valorar la carta pero se ha de reconocer que desde el minutos cero la estancia en el restaurante se convertía en todo un “rito”: recibimiento insuperable, visita  a las cocinas, mesas impecables, camareros perfectos… Todo un ceremonial y ambiente que hacía que te olvidaras de lo que estabas comiendo porque estar sentado en uno de los comedores del restaurante con el mar al fondo y si era cena, la luna brillando en el cielo, etc. convertía la atmósfera del lugar en mágica… ¿La comida? Bueno podías esperar cualquier cosa y creo que era lo que menos le importaba a los comensales que al final llegaban predispuestos a degustar lo que fuera que seguro era sinónimo de innovación y sibaritismo elevado a la máxima potencia ¿Cuestionarlo? Ni de coña… Era un no parar de alabanzas, porque el menú degustación podía abarcar tranquilamente entre los 45 y 50 elaboraciones, (yo cuando estuve solo “probé” 16 creaciones) (claro, que con un champiñón confeccionaban un plato…) Casi nada. 

¿Y qué pasaba más tarde? Que después de pagar una “fortuna” y una vez en la calle el estómago que no miente, porque le da lo mismo quedar mal, te decía: ¡Chico ahora vamos a comer ¿no?  así que después de presumir un rato con los amigotes de que acababas de salir de El Bulli  (tras  4 a 6 horas de estancia en el restaurante) se sentaban en el coche y salían escopeteados buscando el primer bar de carretera para pedir un menú, aunque fuera de dos platos, y se ponían como el Quico, y ni acordarse de la creatividad, mientras tiraban de Pa amb tumaca (pan con tomate) y porrón, porque claro tanto diseño, tanto diseño y tanto ceremonial los dejaba desmayados.

De hecho Ferrán Adrià que es un encanto como persona, llano y muy “de pueblo”, a la pregunta de si él comía “eso” que servía, dijo que a él lo que le gustaba era los huevos fritos con… (en honor a la verdad no recuerdo si me dijo chorizo o patatas fritas) y lo entendí.

Todavía me pregunto como se le ocurrió inventar todas esas recetas imposibles pero que marcaron una época en cuanto a gastronomía (y es que no hay que fijarse en la imagen porque todos podemos llevar un artista dentro), aunque la verdad es que  algunos de los platitos eran raritos, raritos y casi incomestibles, todavía no tengo claro que calificativo otorgarles…

Pero es que hay un tipo de gente que tienen tanto dinero que pagan auténticas fortunas por ir a “comer” mezclas de productos y sabores infumables, porque el local o el cocinero están de moda 

Pues a lo que iba, que los platos de DiverXo, además de caros  (casi nada, unos 365 eurillos más las bebidas por person)  son “recetas de vanguardia” ¡que miedo!, que ha “parido” Dabiz, y que a él le encantan ¿o no?. O sea, platos “geniales”… Porque a ver quien es el guapo que dice lo contrario, aun estando en desacuerdo, después de probarlos, con ellos mismos.

Vivimos un momento donde parece que están de moda las rarezas, lo vemos en todos los ámbitos,  en los anuncios de televisión, por ejemplo, salen menos chicas guapísimas, ahora proliferan las resultonas con pinta de okupas. En las pasarelas la mayoría de los modelos son un horror, mientras más deformes y feos sean más posibilidades tienen de triunfar. Son especímenes que forman parte del catálogo que gusta a una parte de la sociedad, que pretende hacernos creer que lo normal es ser mediocres en todos los aspectos. Así que habitamos en un mundo al revés y sobre todo de falsos y envidiosos.

Volviendo a la cocina, a mi me gustan los guisotes con sabores reconocibles, y sí soy muy básica comiendo, y sí me gusta la comida tradicional, y sí me disgusta que me tomen el pelo cobrándome un dineral por unos tomatitos y una gamba decorada… Para artista yo, y cuando voy a un restaurante quiero comer y que me pongan en el plato una ración de las que se consideran razonables.

Así que, paso de “lienzos”, que para eso me voy al Museo del Prado y me sale más barato el menú que si bien, en este caso no me reconfortará el estómago, si el espíritu… Y al salir me como un bocadillo de calamares, que es lo más soso del mundo….

Y siempre pensaré que todo es relativo y que en este mundo se puede conseguir cualquier cosa teniendo amigos o como el título del spaghetti western: “Por un puñado de dólares”. Fotos: Facebook de DiverXo

 

 

 

 

 

 

Visitas: 2

Maria José Rasero periodista
 | Web

El Cajón de Lady Pepa, es un espacio donde caben noticias de cualquier ámbito. En está página hablaré de temas que para mi sean interesantes al margen de si son o no actualidad. Es mi espacio, y quiero que sea un reflejo de lo que me apasiona, de lo que me molesta y lo que me sorprende. Me interesa la moda, me gustan los viajes, pero sobre todo admiro a las personas que con sus ideas e iniciativas ayudan a crear un mundo mejor.