Mis Redes Sociales

noviembre 27, 2021

María José Rasero

Fotoperiodista

El desierto del Néguev seis maneras de vivirlo

Viajar por el desierto es una experiencia única su geografía angosta y su diversidad paisajística nos ofrece muchas maneras de explorarlo: a pie, en bici, en 4×4 o incluso en acampadas nocturnas para admirar las estrellas.

Hace pocas semanas un grupo de astronautas han aprovechado estas características para instalar una base en la que han reproducido las posibles condiciones de vida que tendrían en el planeta rojo en una futura misión.

Este desierto asiático con unas temperaturas extremas que pueden rondar los 50 grados, uno de los mas desconocidos del mundo, es un área llena de una belleza diferente con infinitas posibilidades, que esconde paisajes fascinantes con diferentes ecosistemas desérticos, lugares históricos, yacimientos arqueológicos, formaciones geológicas únicas, comunidades agrícolas, kibutzs, pueblos diseminados en medio de parajes aparentemente solitarios que nos invitan a explorar y emular a Indiana Jones y una gran ciudad Beerseba, capital del Néguev y cuarta ciudad de Israel. Un destino con una extensa historia para quienes buscan descubrir lugares diferentes.

Aunque adentrarse el Néguev no es tarea sencilla: No por la dificultad técnica sino por las múltiples opciones de ocio que ofrece en un entorno amigable. Y es que el gran desierto israelí hace uso del apodo friendly desert  por sus prestaciones: accesible, con senderos marcados cómodos de recorrer, buena cobertura móvil, servicios médicos próximos y fuerzas de rescate disponibles las 24 horas.

Con este alentador punto de partida hay mucho que hacer y ver en este paraje único estas son algunas de las mejores opciones para explorar los kilómetros y kilómetros que forman el Néguev:

Un tour en 4X4 desde las rutas de aventuras por el impresionante Makthesh Ramon, el gran fenómeno natural de Israel con forma de cráter, o descubrir los parajes históricos de Ein Akey y Zin Valley y sus sorprendentes viñedos. Para los que prefieren experiencias límite también es posible recorrerlo en buggy.

Hacer clases, retiros de yoga y meditación para todos los niveles, porque el desierto puede ser un destino ideal para bajar las revoluciones y conectar con el entorno lejos del ajetreo diario con la calma que desprenden los paisajes rocosos.

Hacer senderismo ya sea en excursiones de un día o varios. El desierto del Negev ofrece 190 rutas adaptadas a todos los nivele. Es posible escoger entre caminatas cortas de 4 kilómetros por Mitzpe Ramon o el Parque Nacional de Ein Avdat pero También más complejas como la de Wadi Baraq, considerada una de las vías más complicadas de Israel, sobre todo si el terreno está mojado.

Practicar sandboardinh (es el deporte hermano del snowbording) lanzandose en una tabla por las pendientes que forman las duras, una de esas experiencias únicas que crean recuerdos de por vida. Una actividad que también es adecuada para practicar los niños y que realizan con tablas tipo trineo que se alquilan allí. Las mejores dunas se encuentran entre Beerseba y Mitzpe Ramon, donde la arena es fina y no pegajosa.

Unas de las actividades más inolvidables es dormir en el desierto bajo las estrellas, el cielo despejado del Néguev lo convierte en el lugar perfecto para observar los astros. La velada empieza disfrutando del atardecer en el punto más alto de Mitzpe Ramon hasta que cae la noche y se hacen visibles las estrellas. La experiencia está guiada por un experto astrónomo y un potente telescopio para descubrir los secretos de la Vía Láctea y las constelaciones, estrechamente unidos a la historia judía y a sucesos bíblicos.

Otra ruta de 14 kilómetros y de dificultad baja es la que podemos hacer por el Parque Nacional de Timna, un trazado que nos lleva por parte de la historia arqueológica de Israel, además nos permite ver algunas de las formaciones naturales más imponentes del país. Al contrario de lo que podría parecer por sus formas angostas, se trata de un sendero de roca de un carril, y aunque tiene algún elemento técnico que le agrega emoción, su desnivel no supera los 200 metros. Fotos: Turismo de Israel.

Visit Us On Instagram